José de Espronceda

Que es mi barco mi tesoro,
que es mi dios la libertad,
mi ley, la fuerza y el viento,
mi única patria, la mar.
José de Espronceda

Importante

Para ver correctamente ésta página, se recomienda Firefox como navegador y una resolución de pantalla de 1024 x 768.

7 de julio de 2007

Esto es Jauja.

Acuciado por los comentarios de Soto y Ramón llamándome vago, la noche del 27 al 28 de Junio, cojo el equipo y unas sardinas y me decido a ir unas horas hasta una playa cercana a casa, aprovechando que no había sol esta noche jeje. Llegué a las 21,30 horas aproximadamente. A las 0,15 decido echar el último cigarro y marchar, ya que tenía que madrugar el jueves. Cuando iba a recoger, de repente una de las cañas comienza a sacudirse. Recojo y una lubina de 37 cms. Mientras estaba ocupado con ella, la otra caña comienza también a bailar y otra lubina similar en tamaño a la primera. Pongo cebo y lanzo y picada en las dos cañas nada mas tocar el agua. Y así continúa la historia hasta la 1,45 horas, que pararon de picar. En total saqué entre 20 y 30 lubinas en este espacio de tiempo. No puedo precisar con exactitud porque volvieron todas para el mar, a engordar un poco, excepto 4 que habían tragado el anzuelo y estaban gravemente dañadas. Por cierto, eso si, antes de devolverlas al agua quedé citado con ellas para dentro de 10 años en el mismo lugar, jijiji.
Pero la cosa no para aquí. La noche del 29 al 30, mis amigos Nino, Sito, Toño y Dani me avisan para ir con ellos a una playa de la zona de Luarca. No acepto la invitación porque tenía que madrugar de nuevo el sábado.
A última hora de la tarde me acerco al Repunte, para entregar un carrete que le había reparado a Juan y allí me encuentro con Toño, que estaba cojiendo cebo para marchar. Estuvimos hablando y cuando Toño marchó, empezó a picarme el culo y aproveché para coger 8 o 9 sardinas que le habían sobrado a Juan y me marcho otra vez para la misma playa.
Exactamente en el mismo punto de marea del día anterior, comienzan a moverse las cañas.
Resultado: 3 lubinas de buen porte que se vinieron conmigo y un roballo precioso que se me soltó en la misma orilla, al romper una cacea del 0,40, como si fuese matequilla. A mi modo de ver, cortó el hilo con el opérculo, ya que se veía rozado y deshilachado en la zona de rotura. Mala suerte.
Aparte de eso, tuve varias picadas mas, pero no las pude clavar.
Mis amigos, por fin fueron a Frejulfe y no capturaron nada digno de reseñar. Es curioso, a veces nos desplazamos lejos y tenemos los peces al lado de casa. Así es este oficio.
Moraleja: Sigue siempre por los consejos de los buenos amigos y triunfarás.

3 comentarios:

soto dijo...

Está claro que hay que llamarte de vez en cuando vago ó cosa similar para que pesques... ji ji ji ji.
En lo referente a las salidas de pesca a lugares un poco lejanos.. ya sabes lo que pienso: prefiero lo malo conocido de casa, es mi opinión. Aunque éste verano creo que habrá que desplazarse la mayoría de las veces que vaya de pesca, porque por aquí las playas se quedaron sin arena y están muy feas. Muchas de ellas sólo están pescables media marea... Pero bueno: es lo que hay y habrá que adaptarse.
Un saludo y que sigas pescando campeón !!!!!

tpsk dijo...

Enhorabuena David.
30 roballizas en 2 horas a surfcasting es un record que ni el jamiltón ese XDDD
En cuanto a donde pescar, lo mejor es ir donde le salga a uno del almax, el caso ye ir.

Un abrazo

tpsk dijo...

Recuerdo de un colega que decía yo crucé el atlántico ya 3 o 4 veces y le respondía otro pues yo una o ninguna ;)